Temas:
-Deposito
Secuestro
Fecha de exposicion:
Semana del 23 al 29 de mayo

Equipo integrado por:
Gomez Montes Jeisol
Anton Sevilla Luis Eduardo (azul) panito_2@hotmail.com
Madrigal Diaz Celia Yanine celia281287@hotmail.com funcion: validar informacion
Cruz Oliva Marisol
Romo Valadez Beatriz Sofia sofia_yelijah@hotmail.com Exposicion

Revisen por favor las instrucciones para la actividad . Anoten la funcion que desarrollaran cada uno y su correo electronico Rubrica




Contrato de depósito y de secuestro
I. Introducción

Es que alguien requiera la guarda de una cosa y no pueda o no quiera hacerlo personalmente. Para ello recurre a otra persona quien está obligada a recibir la cosa, a guardarla y a devolverla oportunamente. El depósito tiene una derivación que el código civil también regula, el secuestro. La característica esencial es que el bien depositado es una cosa litigiosa y a recibirse para su guarda con la finalidad de ser entregado a quien a las resultas de un juicio tenga derecho a ello. external image moz-screenshot-4.png external image moz-screenshot-6.png


contrato.jpg


II.Definición


Según el art. 2516 del Código Civil, el depósito es un contrato por el que el depositario se obliga con el depositante a recibir de este un bien mueble o inmueble así como a cuidarlo y a restituirlo cuando aquel se lo indique, quien a su vez suele obligarse a retribuir al primero por dicha guarda. El depositante y el depositario, el objeto puede ser un bien mueble o un inmueble, que son mas obligaciones a cargo del depositario y usualmente existe la obligación del depositante de cubrir una retribución al depositario pero no está obligado.




autonomo_contrato_mercantil_colaboracion.jpg


III. Código Napoleón, código 70 y 84 y código actual

CODIGONAPOLEON
· Es un contrato real pues no se perfeccionaba sino hasta la entrega de la cosa
· Es esencialmente gratuito
· Una y otra de las características señaladas lo hacen ser un contrato unilateral
· Solo recae sobre bienes muebles

CODIGO DE 70 Y 84
· Su gratuidad no es de la esencia del contrato, puede ser oneroso
· No hay depósito sino mandato
· Derechos y acciones si pueden ser objeto del depósito

CODIGO VIGENTE
Es un contrato por el que el depositario se obliga con el depositante a recibir una cosa mueble o inmueble que le confía, independientemente de sus obligaciones, salvo en contrario, el depositario tiene derecho a cobrar una retribución por el depósito.
· De ser antes un contrato real, ahora es un contrato consensual
· De un contrato naturalmente gratuito paso a ser uno naturalmente oneroso
· De recaer con anterioridad solo sobre bienes muebles ahora también inmuebles
· En consideración a la regulación anterior, el depósito solía ser unilateral, ahora resulta sinalagmático.


contratos-1.jpg




IV. Clasificación

1.- Bilateral o Unilateral
De la consideración conjunta de los artículos 2516 y 2517 del código se desprende la bilateralidad del contrato de depósito como regla general y la unilateralidad como excepción. Según el primero de dichos preceptos, a cargo del depositario corre la obligación de recibir el bien como objeto del contrato, de guardarlo y restituirlo al depositante en su oportunidad. La disposición siguiente establece que salvo pacto contrario, el depositante debe cubrir al depositario y este puede exigir de aquel una retribución por su desempeño como tal.

2.- Onerosidad por Naturaleza
Precisamente esa clausula natural de depósito contenida en el artículo 2517 de que "salvo pacto en contrariado el depositario tiene derecho a exigir retribución por el depósito" hace calificar a este contrato como oneroso por naturaleza; de esta manera, admite dicho carácter salvo que los interesados convengan expresamente la gratitud del contrato.

3.-Principal
El depósito tiene una vida independiente a la de cualquier otro contrato e inclusive las obligaciones de una o de otra de las partes pueden garantizarse por algún medio idóneo como prenda, fianza etcétera; así a estas figuras de garantía se les tendría como contrato accesorio en relación con el depósito como contrato principal. No obstante, en ocasiones el depósito es un contrato accesorio, lo que tiene lugar cuando para garantizar se deposita, pero más bien como hemos visto, en el caso se está ante una prenda.

4.- Consensual en oposición a formal y a real
El depósito no requiere la formalidad alguna por escrito. Desde ese punto de vista es un contrato consensual en oposición a formal. Además se perfecciona por el mero consentimiento de las partes, sin necesidad de tradición alguna, lo que lo hace consensual en oposición a real.


Dadas las obligaciones que se generan a cargo de una u otra parte, pueden ser tomadas en cuenta por su realización instantánea, por que se desplacen durante todo el tiempo en el que el contrato esta en actividad o porque tenga lugar al final; de esta manera, entonces el contrato puede ser considerado.




importancia-de-las-obligaciones.jpg













V. Clases de depósito

Por la legislación que lo regula:

Depósito civil - se determina por exclusión: siempre y cuando el deposito no este reglamentado por el Código de Comercio por la ley administrativa, se sujeta a las disposiciones del Código Civil

Deposito mercantil - a) Cuando el depósito sea por causa de comercio; así lo señala la fracción XVII del artículo 75 del Código de Comercio
b) Los depósitos en almacenes generales, indican los artículos 1ro y 280 y siguientes de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito
c) Si las cosas depositadas son objetos de comercio (artículo 332 del Código de Comercio)
d) Si el depósito se hace a consecuencia de una operación mercantil
e) Los depósitos bancarios de dinero y los que sean en divisas o monedas extranjeras (artículos 1ro y 267 y siguientes de la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito)

Deposito administrativo - es administrativo cuando la ley ordena con motivo de una concesión, permiso o autorización administrativa, la necesidad de constituir un deposito ante un órgano del Estado. Además es aquel que está regido por leyes administrativas; por ejemplo: el Código Fiscal de la Federación, cuando habla de esos llamados depósitos de garantía para asegurar el cumplimiento de determinadas obligaciones de carácter fiscal, para asegurar el interés fiscal. Así pues. El llamado depósito administrativo no opera en realidad como un contrato ordinario de depósito, sino más bien se trata de la constitución de una garantía en la que no se dan en todos los alcances de esa figura contractual

Depósito bancario - aquel que se realiza en instituciones de crédito constituidas conforme a la ley de la materia y autorizadas para ejecutar operaciones de esa naturaleza.

Depósitos Especiales- Depósitos que se dan en establecimientos de hospedaje y en fondas, cafés, casas de baño u otros semejantes; la regla general en éstos es en el sentido de atribuir responsabilidad al dueño del establecimiento en todo caso, salvo que logren probar que la responsabilidad es de otra persona.

ARTICULO 2535.- Los dueños de establecimientos en donde reciban huéspedes son responsables del deterioro, destrucción, o perdida de los efectos introducidos en el establecimiento con su consentimiento o el de sus empleados autorizados, a menos que prueben que el daño sufrido es imputable a estas personas, a sus acompañantes, a sus servidores o a los que lo visiten, o que proviene de caso fortuito, fuerza mayor o vicios de los mismos efectos. La responsabilidad no excederá los doscientos cincuenta pesos cuando no se pueda imputar culpa o a su persona

ARTICULO 2536.- Para los dueños de establecimientos que reciben huéspedes sean responsables del dinero, valores u objetos de precio notoriamente elevado que introduzcan en esos establecimientos las personas que allí alojen, es necesario que sean entregados en depósito a ellos o a sus empleados autorizados

ARTÍCULO 2537.- El posadero no se exime de la responsabilidad que le imponen los dos artículos anteriores por avisos que ponga en su establecimiento para eludirla. Cualquier pacto que celebre, limitando o modificando esa responsabilidad, será nulo

ARTICULO 2538.- Las fondas, cafés, casas de baño y otros establecimientos semejantes, no responden de los efectos que introduzcan los parroquianos, a menos que pongan bajo el cuidado de los empleados del establecimiento.


obligaciones.jpg


VI. Tipos de depósito

Depósito extrajudicial:
Depósito voluntario (Art 1763 del C.c): El depósito se hace por voluntad del depositante.

Depósito necesario (Art 1781 del C.c): El depósito se hace en cumplimiento de una obligación legal o cuando tiene lugar con ocasión de alguna calamidad como incendio, ruina, saqueo, naufragio u otras semejantes.
Depósito judicial (Art 1785 del C.c): También denominado secuestro, es el depósito que se hace por embargo o aseguramiento de bienes litigiosos.
Según el objeto del depósito:

Depósito regular: Tiene por objeto las cosas no consumibles, lo que implica que el depositario debe devolver al depositante la misma cosa que fue depositada.
Presenta dos aspectos: el depósito voluntario y el depósito necesario, según que sea o no sea la presión de los acontecimientos la que haya llevado al depositante a efectuar el depósito. Existe una variedad de depósito regular sometida a una reglamentación especial: el depósito de los hoteles.

  • El depósito voluntario
El depósito voluntario regular, o sea, el depósito que recae sobre un cuerpo cierto entregado sin coacción por el propietario, es el depósito de derecho común; mientras que el depósito necesario, el depósito de los hoteles y el depósito irregular son situaciones excepcionales que derogan en algunos puntos las reglas del derecho común. El estudio del depósito voluntario es, pues, el de las reglas de derecho común del depósito; por eso, una vez hecho ese estudio, bastara con indicar en qué puntos derogan esas reglas los restantes depósitos.
Se concretaran la formación y los efectos del contrato de depósito voluntario o derecho común; después de deducirá su naturaleza al compararla con ciertos contratos parecidos; por último, se estudiara su extinción.
  • El depósito necesario
El problema del depósito necesario no consiste en determinar si "el estado de necesidad" que haya forzado al depositante a efectuar el depósito constituye un vicio del contrato. Por lo demás, el interés que tuviere el depositante en que se anulara el depósito seria el escaso, salvo para evitar el pago de la retribución prometida al depositario.
Cuando el depositante haya sido forzado por las circunstancias a proceder el depósito, lo que desea es probar el depósito; ahora bien, en las circunstancias especiales en que ha efectuado el depósito, no ha podido reservarse una prueba escrita del contrato. Corre el riesgo entonces de encontrarse en frente de un depositario inescrupuloso que niegue la devolución por negar la existencia del depósito. Ese riesgo existe no solo cuando el consentimiento del depositario haya sido viciado por el estado de necesidad, sino también cuando el depositante haya querido celebrar plenamente el contrato, estando demasiado apremiado únicamente por los acontecimientos para tener la posibilidad de redactar un escrito.
Depósito irregular: Tiene por objeto las cosas consumibles, lo que implica que el depositario debe devolver al depositante una cantidad de la misma especie y calidad (conocido en terminología jurídica como tantundem).El contrato de depósito es llamado depósito irregular cuando las partes han convenido que el depositario devolverá no la misma cosa depositada, sino una cosa semejante. Así pues, el depósito irregular es el que recae sobre cosas que las partes han considerado como fungibles.
Contrariamente al depósito regular, produce transmisión de propiedad: las cosas fungibles depositadas se convierten en propiedad del depositante. Este primer efecto no se concreta más que si el depositante era propietario de las cosas depositadas o si ha obrado por cuenta del propietario.

VII. elementos esenciales y de validez relacionados

I. el consentimiento y sus requisitos

A) el consentimiento como elemento social
La concurrencia de voluntades en el contrato de depósitos tiene lugar con la participación de la voluntad del depositante por una parte y del depositario por la otra. Parece ser en todo caso, el consentimiento se configura por el pedimento de quien tiene la cosa en su poder al otro interviniente, quien acepta la solicitud del primero de recibir, guardar y devolver en su oportunidad.
Lo más frecuente para el contrato de depósito se da en relaciones entre particulares, cuando uno de ellos, por diversas razones, sea viaje, enfermedad, falta de espacio suficiente, entre otras cosas. Se ve en la necesidad o conveniencia por lo menos de recurrir al amigo, al vecino, al compañero, a quien le resulte oportuno y pedirle que le acepte la guarda temporal del bien objeto del contrato, para lo cual, como presupuesto condicionante, esta que además de aceptar recibir dicho bien, deberá obligarse a guardarlo durante el plazo contenido y devolverlo más adelante. Según el grado de cercanía, confianza y estimación entre las partes, se dará el acuerdo complementario relativo a la retribución a favor del depositario; pudiera no haber acuerdo al respecto como consecuencia la onerosidad natural del contrato: puede ser también que por el contrato las partes convengan una remuneración o bien que el contrato sea gratuito, supuestos estos en los que se estará a lo pactado.
Excepcionalmente el ofrecimiento provendrá de quien vaya a ser depositario. Así sería que alguien si no profesionalmente por lo menos en una actividad reiterada, ofrezca sus servicios como tal al público en general. Independientemente de la motivación habida para la celebración del contrato, es un contrato intuitu personae, pues quien pretende depositar un bien, buscara o en su caso aceptara como depositario a la que le inspire la confianza suficiente como una persona responsable y honrada, pues la celebración de ese contrato va a propiciar que el depositario este al cuidado del bien depositado.

B) elementos de validez relacionados

a) capacidad de ejercicio
En términos generales y para normar cualquier criterio interpretativo, tengamos presente que para el depositante el depósito es un acto de administración, pues ni se ve disminuido ni en riesgo el activo de su patrimonio inclusive, resulta de su interés darlo en depósito, puesto que en última instancia así le conviene.
En esas condiciones, los factores importantes para determinar la posibilidad legal de celebración respecto del depositante, son, en primer término si se trata de un menor de edad, el titulo por el cual adquirió el bien correspondiente, en segundo lugar, si es mueble o inmueble: además si el interesado es soltero o ya contrajo matrimonio y en fin todas esas circunstancias participan, en más de una ocasión hemos tenido presente cuando el análisis de otras figuras contractuales para determinar así esa posibilidad en consecuencia: pero en todo caso, según dijimos, sin perder de vista la naturaleza del depósito como acto de administración.
Aun cuando el bien objeto del contrato no es un factor para pensar en la patrimonialidad del acto en función del depositario, pues no pertenece a este, resulta que el hecho de recibir el bien correspondiente y guardarlo, hace distraer al depositario, tanto un espacio del cual se priva para su utilización personal como el tiempo que le corresponde y que debe emplear en la guarda y cuidado de lo depositado: de esa manera, el depositario si reciente patrimonialmente la celebración del contrato relativo.
Consecuencia de lo anterior es que para el depositario, el depósito es un acto de administración si a cambio de su participación pacta recibir una remuneración en apego a lo establecido por el artículo 2517 del Código, en tanto que es de dominio si es gratuita
Las disposiciones transcritas dan lugar a los comentarios que hacemos enseguida:

1. En primer término, la incapacidad a la que el articulo 2519 alude es aplicable a ambos contratantes, pues si bien no lo expresa en sus términos al inicio de su texto, abre esa doble posibilidad al final del mismo.

2. Las posibilidades del precepto se señalan en seguida:
a) Si el depositante es incapaz, de cualquier manera el depositario deberá recibir, guardar y devolver.
b) Si el incapaz es el depositario, ello no exime al depositante de cumplir con las obligaciones a su cargo, particularmente pagar retribución y reembolsar en su caso cantidades gastadas por aquel.
c) Si en un momento dado todo queda en la celebración del contrato sin ejecución alguna de los actos por los que se cumplan las primeras obligaciones derivadas del mismo.
d) por el contrario, si el bien ya estuviese recibido por el depositario, como el tiempo que lo haya tenido bajo su cuidado no puede destruirse retroactivamente, como si nunca lo hubiere detentado y en consecuencia ello dio a lugar a que se generara la retribución a su favor, el depositario debe devolver la cosa de inmediato y que se le cubran las cantidades a que tiene derecho por esa retribución.
e) esas obligaciones de retribución que el artículo 2520 impone al depositario incapaz, el que por cierto paralelamente podrá verse librado de pagar daños y perjuicios si opone la nulidad por su incapacidad antes del reclamo de aquellos, son resultado de los efectos restitutorios de la nulidad.
f) si la incapacidad del depositario no fue absoluta, entonces ese depositario incapaz si podrá ser condenado al pago de daños y perjuicios si obró con dolo o mala fe, de tal manera que no se salvara de cubrir estos aun cuando oponga la nulidad del contrato por su incapacidad.

b) consentimiento libre y consiente
En lo relativo a los vicios de la voluntad respecto del depósito cabe tener en cuenta todas las reglas generales, con la aclaración en relación con la identidad y las cualidades de las personas del depositario, pues dada la naturaleza especial del contrato en el sentido de que se celebra por el depositante en consideración a dichas cualidades del depositario.

c) Consentimiento en apego a la forma
Como el depósito es consensual: por ello no requerimos de consideración adicional al respecto.

C) el objeto y si licitud

a) el objeto directo
Los efectos producidos por el depósito son en todo caso obligaciones a cargo del depositario y por lo menos, por la naturaleza del contrato, también las hay del depositante.

a’) Obligaciones del depositario
Aludir al artículo 2516 del Código Civil, primero del catalogo legal correspondiente al depósito, es en relación a su contenido. Está plagado de las obligaciones que el depositario tiene y que en suma presentan una dinámica panorámica de esos efectos. De conformidad con su texto el depositario está obligado a recibir el bien a él confiado, a guardarlo y a devolverlo cuando el depositante se lo pida.
Son ciertamente tres obligaciones del depositario a saber:

1. Recibir lo que el depositante le entrega en depósito:
2. Guardarlo, y
3. Devolverlo cuando sea requerido para ello.

De dichas obligaciones, la primera no tiene regulación alguna en el resto de las disposiciones rectorad del contrato: no podemos decir lo mismo de las otras dos, pues estas si son objeto de dicha regulación.

a’’) Recepción de la cosa en todos los artículos, del 2517 al 2538 del código, comprensivos de la regulación del depósito, no hay disposición complementaria del enunciado de la obligación a cargo del depositario de recibir, contenida en el artículo 2516.

b'') Guarda
A propósito de la obligación del depositario de guardar lo depositado tengamos en cuenta lo siguiente:

1:- De conformidad con el artículo 2518, cuando se trata de títulos, valores, efecto o documentos que se devenguen intereses; incluye realizar el cobro de estos y "practicar aquellos actos que sean necesarios para que los efectos depositados conserven el valor y los derechos que les correspondan con arreglo a las leyes''.

2.- El depositario - según el artículo 2522- debe de tener la diligencia suficiente para mantener la cosa como la recibió, de tal modo que "en la conservación de los menoscabos, daños y perjuicios que las cosas depositadas sufrieran por su malicia y negligencia''.

C'') La devolución por el depositario de lo depositado debe ser cuando el depositante lo pida, sin embargo, hay salvedades.

1.- De acuerdo con los artículos 2522 y 2516; el depositario debe devolver la cosa objeto de depósito cuando el depositante así lo requiera, aunque al celebrarse el contrato se hubiera fijado un plazo y esta no hubiera llegado a su término.

2.- Si el depositario sabe que le entregan algo robado y además conoce al dueño, debe dar aviso a este o a la autoridad y si en ocho días no recibe orden judicial de retener la cosa o entregarla a su propietario, cumplirá con devolverla a quien se la entrego.

3.- Para los casos de pluralidad de depositantes de una sola cosa, deberá tenerse en cuenta lo siguiente:

UNO. Solo si así se acordó cuando la constitución del depósito, el depositario podrá entregarla a cualquiera de los depositantes
DOS. A falta de acuerdo, el deberá entregarlo a los depositantes representantes de una mayoría de intereses en la cosa
TRES. Si al constituirse el depósito se hubiere señalado la parte correspondiente a cada depositante se estará a lo indicado
CUATRO. De haberse señalado lugar para la entrega se estará a lo previsto, sino donde la cosa se encuentre.
CINCO. Contra la devolución cuando el depositante se la pida al depositario encontramos las previsiones siguientes:
PRIMERA. El depositario debe de abstenerse para la entrega cuando se le haya ordenado judicialmente retener o entregar la cosa a otra persona
SEGUNDA. Si el depositario tiene justa causa para ello puede entregar aun cuando no se haya cumplido el plazo
TERCERA. Si el depositario descubre que la cosa es suya, deberá acudir aquel a la autoridad para poder entregarla o darla en secuestro.
CUARTA. Si no se pacto el plazo para entregarla, el depositario puede devolverla al depositante con solo avisar con anticipación.
QUINTA. El depositario debe entregar sin retenerlo, aun cuando el depositante no hubiere cubierto gastos de lo depositado, o bien el depositario tuviere crédito contra el depositante; en todo caso la única salvedad, si no se le asegura el pago de esos gastos, podrá pedir la retención de lo depositado.

B') OBLIGACIONES DEL DEPOSITANTE

a'') Remuneración
El depósito genera como obligación principal a cargo del depositante, la de remunerar al depositario por el desempeño de su cargo
De no haberse acordado algo, será cuantificado en función de los usos del lugar en el que el depósito hubiera quedado.
El depósito es un contrato oneroso por naturaleza. Sera gratuito y por ende el depositante no estará obligado a cubrir una retribución solo de haber sido pactado

b'') Indemnización
El depositario está obligado a indemnizar al depositario de los gastos que haya hecho y los perjuicios que por el haya sufrido.

c'') Recepción de lo devuelto
En el articulo 2529 faculta al depositario a devolver la cosa antes del plazo pactado cuando hubiere causa justificada. El2531 permite hacerlo en cualquier momento siempre y cuando le avise al depositante con anticipación. En ambos supuestos el depositante más que tener derecho a pedir la cosa en devolución, está obligado a recibirla

b) Objeto indirecto
Contra el sentido de las disposiciones del Código Napoleón y la de los Códigos 70 y 84, el depósito era un contrato cuyos efectos recaían solo sobre bienes muebles, el código actual, permite la guarda de un bien inmueble

c) Legitimación
Para ser depositante no se requiere ser propietario ; el arrendatario, el usufructuario y otros mas incluso un depositario mismo, que no tienen propiedad sobre la cosa pueden depositarla, a menos de que la guarda deba ser personal , a menos que expresamente el depositario para subcontratar el depósito con un tercero.
Qué-es-un-contrato-mercantil.jpg



VIII. Terminación del contrato


Terminación del contrato de depósito como causas de terminación de dicho contrato se puede mencionar lo siguiente:

1. vencimiento del término
2. cumplimiento de la condición resolutoria
3. perdida de la coa depositada.



thumbnail.aspx.jpg



IX. El secuestro. Concepto legal y comentarios

El secuestro
Deposito de una cosa litigiosa en poder de un tercero, hasta que se decida a quien debe entregarse.
Clases - convencional o judicial artículo 2540 del Código Civil.
El artículo 2540 indica que hay dos clases de secuestro; el convencional y el judicial. De las cinco disposiciones siguientes que son las últimas del capítulo correspondiente al depósito, las tres primeras señalan lineamientos para el secuestro convencional, en tanto que las dos últimos aluden al otro.

a) Secuestro Convencional.- Es secuestro convencional, quienes en litigio se disputan la tenencia de una cosa, deciden quien asuma la responsabilidad y de entregarla a quien resulte don derecho a ella, conforme a la sentencia que decida la controversia (artículo 2541). Quien aceptare cumplir como depositario en los últimos indicados, debe mantener la cosa a su cuidado, mientras el litigio no concluye sin más excepción que la conformidad en contrario de todos los interesados (artículo 2542)

Por lo demás, el secuestro convencional se regula por remisión a lo establecido por el contrato de depósito en general (artículo 2543)

b) Secuestro Judicial.- Establece el artículo 2544 es el que se constituye por decreto del juez y se rige según el artículo siguiente por las disposiciones del código de procedimientos civiles y en su defecto, por las mismas del secuestro convencional.
En realidad el supuesto apuntado no es el de una figura contractual sino más bien reconoce su origen en un mandamiento de autoridad judicial.
El código de procedimientos civiles tiene por lo demás un capítulo destinado a los embargos que comprende los artículos del 534 al 563 con una pluralidad de manifestaciones del secuestro judicial.




B1-2.gif



X. Conclusión

El tener conocimiento de los contratos que reciben el nombre de contratos guardas de bienes es de suma importancia ya que en muchas ocasiones el ser humano se encuentra en la situación de guardar un bien mueble o inmueble y pocas veces se tiene el conocimiento de cómo se debe llevar a cabo este proceso que implica llevar a cabo acciones obligatorias para ambas partes que principalmente son regidas por un código civil que está integrada por puntos muy específicos y que es importante conocerlos para finalizar este proceso de forma ademada en tiempo y en forma para que este se lleve a cabo en un corto plazo.
El no tener conocimiento de este proceso puede traer consecuencias y una experiencia no agradable ya que significa pérdida de tiempo y el no guardar de forma correcta y en el lugar indicado el bien mueble o inmueble lo cual puede ocasionar la perdida de este principalmente esto puede llegar a ocurrir si a la persona al que se le confía este bien no cumple con sus obligaciones y esto implica molestias en a otra persona.
En este caso para evitar este tipo de situaciones existen contratos los cuales regulan la guarda de los bienes mueble o inmueble bajo un código civil con ciertas características lo cual facilita estos procesos y reducen costos y tiempos principalmente lo cual genera una experiencia agradable para ambas partes.
La experiencia en la Wiki fue agradable ya que es más sencillo redactar la información y es visible para todos y lo puedes encontrar en un mismo lugar las veces que sean necesarias.
El trabajo colaborativo fue bueno ya que todos participaron e hicieron sus funciones en la Wiki en tiempo y forma.

Fuentes
Domínguez Martínez, Jorge Alfredo.
Derecho civil. Teoría del contrato, contratos en particular.
2000
México, Editorial Porrúa.
Día de consulta: 01 de Abril a las 19:30 horas.

Treviño García, Rodrigo.
Los contratos civiles y sus generalidades
2002
México, Editorial McGrawHill
Día de consulta: 01 de Abril a las 19:30 horas.

http://es.wikipedia.org/wiki/Contrato_de_dep%C3%B3sito
Día de consulta: 22 de Abril a las 19:30 horas.

http://www.monografias.com/trabajos77/contrato-deposito-secuestro/contrato-deposito-secuestro.shtml
Día de consulta: 22 de Abril a las 19:30 horas

http://www.monografias.com/trabajos77/contrato-deposito-secuestro/contrato-deposito-secuestro2.shtml
Día de consulta: 22 de Abril a las 19:30 horas